Los Tres Cochinitos

Resumen

Publicado: 03/04/2012

Galería de fotos

Los Tres Cochinitos

 

Había una vez tres cochinitos que eran hermanos, vivían en el bosque y les encantaba salir a jugar.

 

Siempre estaba por ahí merodeando un lobo que quería comérselos así que el hermano más grande les dijo a los pequeños:

 

-Hermanitos hay que construir unas casas para que podamos refugiarnos cuando venga el lobo.

 

Los cochinitos le hicieron caso a su hermano mayor y pusieron manos a la obra, buscando materiales para construir sus casas.

 

Pasó el tiempo y cada uno empezó a construir su casita.

 

El hermano más pequeño construyó su casa de paja diciendo:


-La paja es muy blanda y fácil de amarrar, así que voy a terminar más rápido que mis hermanos y pronto ¡podré ir a jugar!

 

El hermano mediano también construyó su casita pero él la hizo de madera pensando:

 

-Si hago mi casa de madera, será más resistente y muy fácil de construir, así que pronto terminaré y podré irme a jugar con mi hermanito.

 

El hermano mayor decidió construir su casa con ladrillos diciendo:

 

-Aunque me cueste más trabajo, mi casa será ¡muy resistente! además le pondré una chimenea para poder hacer la comida y en la noche calentarnos.

 

Mientras el Cochinito mayor construía su casa, alcanzaba a ver a lo lejos a sus hermanitos jugando muy felices porque ya habían terminado sus casas.

 

Pasaron unas horas y ¡por fin pudo terminar la construcción! Así que salió a jugar con los demás.

 

Los Tres Cochinitos estaban en medio del bosque jugando, cantando y bailando cuando de pronto salió el lobo feroz y empezó a perseguirlos gritando:

 

-Ahora sí ¡me los voy a comer!

 

Los Tres Cochinitos corrieron a refugiarse cada uno en su casa, pensando que estaban a salvo.

 

De pronto el lobo se acercó a la casita de paja y en la puerta empezó a gritar:

 

-¡Soplaré y soplaré y la casa derribaré!

 

Y así fue, de un solo soplido derribó la casita de paja, así que el hermano menor salió corriendo a refugiarse en la casita de madera del hermano mediano.

 

El lobo lo persiguió pero no lo alcanzó así que afuera de la casita de madera volvió a gritar:

 

-¡Soplaré y soplaré y la casa derribaré!

 

La madera empezó a crujir pero no se caía la casita, así que el incansable lobo sopló con más fuerza para derribarla y ¡lo logró!

 

Los dos Cochinitos salieron corriendo a refugiarse en la casa del hermano mayor.

 

El lobo que ahora estaba realmente enojado y hambriento, deseaba comerse a los Tres Cochinitos más que nunca, así que se paró frente a la puerta de la casa de ladrillos y volvió a gritar:

 

-¡Soplaré y soplaré y la casa derribaré!

 

Pero por más fuerte que soplaba la casa no se caía, era muy resistente; el lobo se puso a dar vueltas a la casa, buscando una forma de entrar.

 

Encontró una escalera y trepó hasta el tejado para entrar por la chimenea, pero el lobo no contaba con que los Tres Cochinitos habían puesto una olla de agua a hervir. Así que cuando el lobo llegó hasta abajo se quemó, salió huyendo de ahí y nunca más volvió a molestar a los Tres Cochinitos.

 

Los hermanos festejaron y los más pequeños le dijeron a su hermano mayor que habían aprendido la lección y que ya no serían tan perezosos y harían con más esmero todas sus cosas.

 

 

 

Los Tres Cochinitos es una fábula de origen desconocido, las primeras ediciones datan del S.XVIII pero se piensa que la historia es más antigua.